País

-

Riad Nyla, Marrakech Express

Archi_Diary: Riad Nyla, Marrakech Express

Jemaa el Fna es el corazón palpitante de Marrakech, que nos recibe con su incomparable atmósfera, un verdadero teatro callejero. Cruzamos las callejuelas hasta llegar al centro de la medina, fascinados por las influencias africanas y andaluzas.

En un instante nos plantamos en Nyla. El riad nos sorprende con su espíritu multicultural, la típica casa tradicional marroquí, antaño residencia de lujo para miembros de la familia real o los ciudadanos más adinerados, convertida en una «maison d’hôtes». La mejor manera de conocer Marruecos con todos sus matices. El esquema arquitectónico es el de la típica casa romana con un patio interior rodeado por un pórtico columnado. El exterior está protegido por grandes puertas de madera que parecen pensadas para aislar el interior del caos de la ciudad. De hecho, esta es la primera impresión que tenemos del Riad Nyla, una merecida descompresión, pasar del estruendo del ruido externo a la quietud del vestíbulo.

Nos encontramos en un patio con columnas y suelos de mosaico, al que dan las habitaciones; en el centro, una gran estanque con carpas japonesas, rodeado por el verde de las vegetación. La bienvenida es la típica del lugar, con té verde marroquí, encantamiento y discreción. Para enfatizar la síntesis típica de la identidad marroquí, insertos estilísticos y arquitectónicos de origen occidental y clásico, desde las nobles vetas doradas del Calacatta hasta la Piedra Piasentina en el suelo. Todo esto coexiste con elementos arquitectónicos locales, como el uso de arcos, carpintería con motivos tradicionales, los moucharabieh y el zelij, la cerámica blanca artesanal de Marrakech que se combinan para crear una unidad visual.

Dejamos el equipaje en la habitación y nos dirigimos al Spa, donde nos sorprende la elección de soluciones pensadas para ofrecer una experiencia multisensorial, multifacética e intensa: la cerámica Porfido Marrone en las paredes y columnas de la piscina se combina con el verde del zelij marroquí creando la sensación de estar en una cálida cueva donde fluye un río subterráneo rodeado de vegetación. El mármol negro con el que está revestida la cúpula reproduce una bóveda estrellada, con sus vetas de marfil como estrellas cometa que la cruzan a todo color. Las formas sinuosas y la textura de los materiales aluden a una dimensión arcaica, a la recuperación de rituales y modos ancestrales.

 

Photos: Lenny Pellico | Designing: MS Design Agency - Arch. Mattia Siviero | Interior design: Corinne Dressler | Laminam distributor for Morocco: MSDA Morocco

El restaurante también propone la doble dialéctica arquitectónica «tradición-modernidad» y «lujo-intimidad». Cada detalle del espacio está pensado con sumo cuidado. El mosaico del suelo incorpora las vetas doradas del Calacatta que recubre la mesa, así como el comptoir de la entrada; cada elección compositiva contribuye a crear un mundo, una atmósfera. La cocina alterna propuestas típicas marroquíes con otras más internacionales con un toque italiano.

Nos alojamos en la suite Kaïa, un ambiente con un diseño lujoso, pero sin resultar abrumador. El juego cromático y material alterna colores claros y notas oscuras, pinceladas doradas y metálicas. El contraste estilístico en el suelo de mosaico es particularmente refinado, donde las cerámicas en los tonos Bruno (con un efecto inspirado en el cobre oxidado) y Avorio están trabajadas en cuadrados, reproduciendo el diseño típico de las casas tradicionales marroquíes. Encontramos la textura marfil en el baño, donde la elección de volver a proponer el círculo como motivo de continuidad estilística -aquí también en la forma del lavabo- parece evocar un deseo de tradición y un retorno a las formas perfectas y puras. La superficie de la encimera es suave al tacto como una pared recién enlucida.

Y antes de conciliar el sueño, en la mesita de noche damos un último vistazo a nuestra lista de lugares a visitar:

  • Palacio de la Bahía: perderse en el LABERINTO de habitaciones de esta «locura arquitectónica» construida por el gran visir para impedir que las esposas y las concubinas se vieran;
  • Souq: calles de la medina, SHOPPING TOUR. Un lugar para saborear como un buen libro, que contiene la historia y el alma del país;
  • Dar El Bacha: Los MAESTROS artesanos trabajando en los patios;
  • Fundación Dar Bellarj: exposición sobre el ARTE Y LA CULTURA MARROQUÍ; una actividad cultural que nos hará reflexionar;
  • Tour en globo aerostático: ¡una propuesta para ver la ciudad DESDE EL CIELO! (Sujeto a condiciones climáticas);
  • Jemaa el Fna by night: el corazón de Marrakech, IMPERDIBLE;

El silencio nos recibe de inmediato. Nos da tiempo a sonreír y poco más. Un pequeño bostezo. Buenas noches, mundo.