País

Laminam viste las fachadas de la Villa Olímpica de Pekín

20 000 m2 de superficies cerámicas Laminam Oxide Moro 3+ revisten los exteriores de la Villa reservada a los atletas de todo el mundo, creando un elegante ambiente urbano.

Fruto de la remodelación de una antigua acerería situada en el corazón del barrio industrial pequinés, la Villa Olímpica y Paraolímpica acogerá a los atletas durante los Juegos de Invierno. El complejo arquitectónico se engalana con las majestuosas fachadas revestidas con grandes tablas cerámicas que, con un ritmo interrumpido por grandes vidrieras, llevan la firma del diseño Made in Italy de LAMINAM.

El proceso de construcción, que se ha dilatado más de tres años, persigue el ambicioso objetivo del Arquitecto Jefe del proyecto, Bo Hongtao, quien movido por voluntad de conservar el carácter industrial preexistente, decidió explorar soluciones arquitectónicas innovadoras, reinterpretando el emplazamiento original en clave contemporánea y, sobre todo, sostenible.

 

La elección de las superficies cerámicas Laminan se enmarca a la perfección en la perspectiva de la conservación urbanística y la innovación tecnológica, poniendo en primer plano la evaluación del impacto medioambiental de cada edificación.

Las tablas Laminan no solo poseen una enorme resistencia a las tensiones mecánicas, los productos químicos y el desgaste sino que, estéticamente, responden a la perfección a la búsqueda estilística del arquitecto: en la tonalidad Moro de la colección Oxide, de hecho, las superficies simulan los efectos que los diferentes agentes atmosféricos tienen en el hierro, potenciando su materialidad gracias a la luz solar que se refleja sobre la superficie. Permiten además una rehabilitación arquitectónica armoniosa que va en consonancia con el estilo industrial y underground del emplazamiento original.

 

 

“El proyecto de la Villa Olímpica de Pekín se apoya sobre tres grandes pilares: continuidad, innovación y sostenibilidad”, declara Bo Hongtao “En el estudio de los materiales no tuve grandes dudas sobre mi decisión. De hecho, si por un lado el acero representaba la solución estética más coherente, por otro no podía contar con su fiabilidad en términos de resistencia a los agentes atmosféricos. Tras excluir el vidrio por el peso excesivo, he encontrado tablas Laminam con las características estilísticas y funcionales que buscaba, sobre todo su ligereza y su textura. Además, la textura especial de Oxide da vida a extraordinarios juegos de luz que terminan por destacar aún más todo el complejo”.

Los detalles del proyecto pueden verse aquí: Beijing Winter Olympics Plaza