-

Un enfoque sostenible y circular

Las superficies Laminam son sostenibles porque están compuestas mayoritariamente por materiales naturales y reciclados, resultado de procesos industriales ecocompatibles.

Líder mundial en la producción de tablas cerámicas de gran formato y mínimo espesor, Laminam se inspira desde siempre en el concepto de Evolución Sostenible. Se trata de una decisión tomada con convicción para responder al llamamiento de la opinión pública mundial, que reclama avances significativos en la reducción del impacto industrial en el medio ambiente.

Nuestra empresa ha adecuado todos sus procesos industriales y la composición material de sus superficies a los principios de sostenibilidad. De hecho, las tablas cerámicas Laminam contienen entre un 20 % y un 40 % de material reciclado procedente de los residuos de precocción del ciclo industrial de la empresa. En algunos productos, por lo general aquellos con colores más oscuros, el porcentaje llega incluso al 60 %. Así lo confirman las certificaciones LEED y BREEAM, obtenidas por organismos de certificación internacionales que evalúan la sostenibilidad de los edificios en función de la compatibilidad con el medio ambiente de los materiales empleados.

 

Al final de su «ciclo de vida», las superficies Laminam se pueden triturar fácilmente para ser recicladas en otros procesos de producción internos o externos. El análisis de su composición no deja lugar a dudas: en un 94 % están constituidas por materiales de origen natural (arcillas, feldespatos y silicios), en un 4 % por vidrio, esmaltes y pigmentos, y solo en un 2 % —uno de los porcentajes más bajos del sector— por colas y fibras.

Todo el universo Laminam se inspira en un modelo de economía circular que tiene como objetivo reducir al mínimo el impacto ambiental y la producción de residuos. El 95 % del material de desecho derivado del procesamiento de las tablas cerámicas antes de que entren en los hornos se reutiliza para producir otras tablas; el 100 % del agua utilizada se reintroduce en el circuito industrial gracias a sistemas de tratamiento de aguas residuales; prácticamente la totalidad de los residuos, formados en un 99 % por sustancias no nocivas, se recicla, y todo lo que no se puede reutilizar se lleva a empresas certificadas para su eliminación.

En 2020, gracias a la mejora continua de la maquinaria y de los distintos procesos de producción y distribución, en sus plantas italianas Laminam ha reducido en un 16 % el consumo de agua, en un 23 % los residuos producidos y en un 17 % la cantidad del material de embalaje utilizado (cuyo porcentaje de recuperación es cada vez mayor). Cifras estas que confirman la tendencia a reducir el consumo y la producción de materiales de desecho por parte de la empresa, en aras de una sostenibilidad de 360°.

Laminam desempeña un papel de protagonista entre quienes se esfuerzan en cambiar para mejor el futuro del planeta, encontrando un nuevo punto de equilibrio entre la producción industrial y el respeto por el medio ambiente. Un ejemplo palpable de cómo el espíritu empresarial, la continua investigación tecnológica y la naturaleza se pueden aliar para ofrecer una perspectiva a largo plazo de progreso sostenible.